Visita exprés por la ciudad de Girona

El Sallés Hotel Aeroport Girona es un hotel de 4 estrellas de nueva construcción situado en Riudellots de la Selva, a tan solo 800 m del aeropuerto de Girona, a 12 km de la ciudad.

 

la ciudad de Girona se encuentra a tan solo 15 minutos de nuestro hotel

La ciudad de Girona caracterizada por sus leyendas, rincones históricos y lugares con encanto, que podemos recorrer en un espacio corto de tiempo. Desde nuestro hotel, en menos de 15 minutos en coche, nos podemos situar en el pleno casco histórico de esta preciosa ciudad.

 

Podemos iniciar el recorrido por la Devesa, el pulmón de la ciudad. Es el parque urbano más grande de Cataluña, repleto de árboles centenarios, situado entre los ríos Ter, Oñar y Güell, en el cual podrás disfrutar de unos jardines botánicos. A escasos metros se sitúa el puente San Félix, sobre el río Oñar, desde el que podrás contemplar la monumentalidad de la ciudad de Girona y a mano derecha el conocido puente de la Princesa. Al finalizar este puente se encuentra una de las leyendas de la ciudad, el Cul de la lleona, donde la tradición dice: “si vas a Girona, debes besar el culo de la leona” una garantía para volver a la ciudad.

Iniciando el ascenso a la Catedral, encontraremos la capilla de San Félix, dedicada a Sant Narcís, Santo Patrón de Girona. A poca distancia se halla el monumento más famoso de la ciudad, la Catedral de Girona, donde podemos observar la mezcla de estilos tan dispares como románico, gótico y neoclásico y las magistrales escaleras que dan acceso a la misma.

Al lado de ésta se encuentran los jardines de la francesa, ideal para tomar un respiro y relajarse. También son el lugar ideal para acceder a la muralla, situada al extremo de dichos jardines. Desde ella hay unas vistas espectaculares de la ciudad.

La visita puede terminar en alguno de los puentes sobre el río Oñar, los cuales se han convertido en miradores privilegiados de las conocidas las casas sobre el río. El puente más popular es el Pont de les Peixateries Velles, o también llamado Puente de Hierro en honor a Gustave Eiffel, constructor de éste.

Ésta sería una visita de pocas horas por el centro histórico de la ciudad, pero si se dispone de más tiempo es muy interesante hacer el recorrido de las leyendas, donde descubrirás la historia de la ciudad, rincones preciosos y pintorescos.

Y recuerda que, si besas el culo de la leona, ten por seguro que regresaras a esta preciosa ciudad.